sábado, 17 de enero de 2015

Trastornos mentales en niños y adolescentes de la calle - análisis crítico

Se ha encontrado que la población de niños y adolescentes en el mundo que viven en las calles, en la mayoría de los casos, sufre de algún desorden mental. Como trabajador social esa problemática es digna de un estudio serio que nos arroje luz sobre el particular. Nuestra función en este campo es conocer las causas, las consecuencias de esta problemática. El artículo que se discutirá, TRASTORNOS MENTALES EN NIÑOS Y ADOLESCENTES DE LA CALLE: UN ESTUDIO PILOTO, recoge información de una investigación en esta población. Tristemente se menciona que millones de niños y adolescentes se han convertido en un problema de salud pública para los países, por utilizar las calles como su vivienda, ya que muchos de ellos presentan algún tipo de trastorno mental que desencadena en el consumo de alcohol y de drogas.


Aunque son muchos los jóvenes que pertenecen a este sector poblacional solo se tomó una muestra de 17 varones que habían ingresado recientemente a una institución de rehabilitación psicosocial, que los ayudaría a reintegrarse a la sociedad. La edad de los jóvenes fluctuaba entre los 8 y los 17 años. Los investigadores buscaban evaluar los trastornos de ansiedad, la depresión, los trastornos de conducta disruptivas y los trastornos relacionados al consumo de sustancias. Considero en este caso que la muestra es muy pequeña para reflejar la verdadera problemática de estos jóvenes y la problemática que representa para la salud pública, pero aún así puede servir como marco de referencia para futuros estudios. Además entiendo que más que enfocarse es determinados trastornos, se debió dar un enfoque más amplio como conocer las razones para vivir en las calles. Porque cabría preguntarse en este punto si los trastornos vienen por vivir en la calle, o viven en la calle porque tienen estos trastornos.

A pesar de lo limitado de la muestra utilizada arrojó resultados interesantes. Mediante una entrevista estructurada como método de investigación se logró garantizar una mayor confiabilidad del estudio. La entrevista fue realizada por estudiantes de la práctica clínica y los resultados fueron evaluados mediante un programa estadístico. Los resultados mostraron que de 17 jóvenes, 13 de ellos mostraba algún tipo de criterio para los diagnósticos que se evaluaron, mientras que 12 tenían trastornos relacionados con el consumo de sustancias. Las sustancias mencionadas son: nicotina, alcohol y canabis. El consumo de sustancias se convierte en el problema número 1 de estos jóvenes, por sobre los problemas mentales o los trastornos conductuales.

Los problemas mentales, según el estudio, pueden ser el resultado de una compleja interacción de factores genéticos y medioambientales.  Existe una alta prevalencia de problemas mentales que pueden estar asociados a las vivencias negativas a las que se pueden enfrentar diariamente los jóvenes en las calles, lo que podría ser un factor estresante. Además cuando un niño es sometido a algún tipo de maltrato puede presentar algún tipo de trastorno mental. Esta situación puede levar a ser expulsado del hogar por no poder manejar al niño que sufre estos trastorno. Por lo que una razón o causas para que un jóven termine viviendo en las calles es el rechazo de sus padres o cuidadores. Si esa es una de las razones, debo decir que es muy injusta, que los padres o cuidadores de un niño lo maltraten, el niño desarrolla algún tipo de trastorno mental, y entonces es rechazado del seno familiar, no debe ser.

Es lamentable, que como menciona el artículo, aunque la muestra de este estudio es pequeña, los resultados que arroja son bastante similares a los encontrados en otros estudios realizados en Estados Unidos y regiones de América Latina. Como Trabajadora Social me preocupa pensar que la incidencia de trastornos mentales en muchas ocasiones sea por intervención negativa de los padres. Esto puede ser indicativo de la carencia de valores que se están presentando en el entorno familiar, cuando la familia debe ser el primer escudo de seguridad que un niño debe tener. Nosotros como trabajadores sociales debemos buscar la manera para reforzar los lazos familiares, fomentando la comunicación, la comprensión y los lazos afectivos, para evitar que muchos de los jóvenes sufran de estos trastornos que en nada benefician al individuo y mucho menos a la sociedad que los acoge.

Este estudio aunque es un tanto limitado puede servirnos de guía en la evaluación y comprensión de esta población que cada día es mayor, que presenta muchas desventajas ante la sociedad y que como trabajadores sociales tenemos la responsabilidad de ayudar. Por lo tanto, sería imperioso realizar más estudios conducentes a buscar las causas de esta problemática y buscar verdaderas soluciones para enfrentar este problema de salud pública. Para lograr la solución debemos involucrar no solo al trabajador social, sino a la familia, a la escuela, a la sociedad en general para lograr un beneficio común.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Saludos... tu visita ha sido importante para mi, así como el comentario que me quieras hacer. Gracias

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...