domingo, 21 de diciembre de 2014

Análisis de artículo sobre la diferencia entre géneros en la creación de negocios

La economía mundial está en estado de crisis, por lo que es necesario aumentar la creación de nuevas oportunidades de empleo, fomentado la creación de pequeños y medianos negocios. Ésto solo puede lograrse creando una cultura emprendedora, mediante la educación. Lograr estimular el interés de las personas en establecer negocios por cuenta propia, lo que redundaría en un crecimiento económico sostenido para un país. Lograr una cultura emprendedora empresarial requiere realizar un análisis de las actitudes que tienen los jóvenes para emprender un negocio. Sabiendo esto, se pueden llevar a cabo acciones educativas encaminadas a desarrollar un mayor comportamiento empresarial.

Este estudio titulado GÉNERO, CULTURA EMPRENDEDORA Y EDUCACIÓN: UN ESTUDIO DESCRIPTIVO fue realizado en Escuelas Taller y Casas de Oficios en el 2008, en Andalucía. Es un estudio descriptivo desde la perspectiva de género, con la intención de conocer las diferencias de: criterios, actitudes, y espíritu emprendedor, que existe entre las mujeres y los hombres.

La variables encontradas en esta investigación son: sexo, edad, formación académica, preferencias de desarrollo profesional, percepción personal de sus capacidades empresariales, etc. La variable dependiente es el sexo, mientras que las variables independientes son la edad y el nivel académico.

En general los objetivos de la investigación están encaminados a mejorar la actitud empresarial de las mujeres para aumentar su empleabilidad y sus capacidades en el mundo de los negocios. Para lograr este objetivo general es importante conocer: las preferencias de desarrollo profesional de la población estudiada; comprobar si la predisposición hacia la creación de un negocio propio es mayor en los hombres que en la mujeres; determinar la percepción que tienen los jóvenes de sus competencias básicas para emprender un negocio; mejorar las competencias básicas de las mujeres para enfrentarse al mundo empresarial, e implementar programas educativos para mejorar esas competencias, haciendo a las mujeres capaces de competir en igualdad de condiciones en el mundo empresarial. De estos objetivos ser alcanzados se les estaría brindando una oportunidad a las mujeres de mostrar sus capacidades empresariales y competir en un renglón económico dominado tradicionalmente por los hombres.

En este estudio la hipótesis investigada es: que los hombres tienen mayor predisposición para el autoempleo que las mujeres. Para corroborar la hipótesis se utilizó una muestra de 2,873 jóvenes (1,789 hombres y 1,084 mujeres) estudiantes de Andalucía. A estos jóvenes se les dió un cuestionario de 10 preguntas que miden sus capacidades, su actitud y su percepción de ellos mismos con relación a sus competencias emprendedoras. Cada pregunta está valorizada del 1 al 10, donde el 1 equivale a "Nada de acuerdo" y el 10 equivale a "Muy de acuerdo". Para validar el cuestionario se utilizó el programa Reliability de SPSS.

En general los resultados de la investigación muestran que aunque la mayoría de los jóvenes afirman que les gustaría montar su propio negocio, los hombres tienen una mayor actitud empresarial que las mujeres. También se encontró que aunque tengan dificultades, prefieren trabajar para ellos mismos que para otra persona y que la creación de un negocio es una alternativa profesional para el futuro. Curiosamente, aunque los hombres tienen una mayor actitud empresarial, la percepción que tienen de ellos mismos con relación a la habilidad de relacionarse socialmente, habilidad de entablar una conversación, gestión de tiempo y de competencias emprendedoras como la planificación, iniciativa, creatividad, visión y actitud positiva son valoradas en menor grado que las mujeres.

Según los resultados del estudio, los hombres muestran una mayor predisposición para el autoempleo. Están dispuestos a sobrepasar las dificultades que puedan encontrar para lograr sus objetivos. Se sienten muy capacitados y se perciben a si mismos con la habilidad para tener éxito y ver las oportunidades que se le puedan presentar. Mientras las mujeres prefieren, en su mayoría, trabajar para otras personas porque se sienten más seguras, aunque se perciben capaces de montar su propio negocio con éxito. La actitud emprendedora de las mujeres es inferior a la de los hombres, aunque también muestran el deseo de emprender su propio negocio.

A pesar de que las mujeres encuestadas muestran un nivel académico superior a los hombres, la actitud emprendedora es menor que los hombres. Por tal razón, es importante establecer estrategias que fomenten la igualdad de oportunidades, tanto en el aspecto personal como el profesional, mediante la educación. Es importante el diseño de programas educativos que mejoren las actitudes emprendedoras y que estimulen a la mujer para la creación, el desarrollo y el fortalecimiento de un negocio propio, lo que mejoraría la participación de la mujer en el renglón económico de un país. 

Para lograr este objetivo es necesario cambiar la actitud de las mujeres con respecto al autoempleo, y proveerles las herramientas o estrategias para aumentar su autosuficiencia, sus capacidades y sus visiones de las oportunidades que se les puedan presentar. Quitar de sus mentes que el autoempleo es un renglón exclusivamente masculino, sino que las mujeres tienen tanta capacidad para emprender un negocio con tanto éxito como los hombres.


Este estudio refleja la realidad que se vive en muchos países. Las mujeres pierden oportunidades por sus actitudes, por su incapacidad impuesta, por la falta de estímulo o iniciativa, o por ser relegadas a un segundo plano en una sociedad machista. Es por tal razón que la mujer debe educarse y asumir un cambio de actitud que redunde en un mejoramiento de sus capacidades para mejorar su nivel social y económico. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Saludos... tu visita ha sido importante para mi, así como el comentario que me quieras hacer. Gracias

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...