lunes, 29 de diciembre de 2014

La inmigración americana y sus efectos positivos

La aportación que los inmigrantes europeos realizaron a la innovación técnica en el sistema productivo norteamericano es invaluable. Se considera que la multiplicación de los contactos personales y la habilidad aportada por los inmigrantes fueron fundamentales para el crecimiento de las ciudades norteamericanas, ya que introdujeron nuevas industrias como la del vidrio o la cerveza en las ciudades de Estados Unidos. Además aportaron actitudes favorables al trabajo, desarrollando el comercio, la artesanía, los servicios y la pequeña industria.

Aportes a la industrialización
En 1800, en Connecticut, se construían armas con piezas estándar, intercambiables. Las reparaciones resultaban muy sencillas, así también la producción, porque cada sector fabricaba únicamente una pieza y la última sección procedía al montaje. El proceso de producción en cadena permitió una extraordinaria expansión de la industria americana. Esta técnica de especialización del trabajo se aplicó primero en industrias de armamento.
Hasta 1830 no se percibe un incremento continuo de la producción. En la década de 1850 las industrias textiles, metalúrgica y de la construcción mostraron un aumento espectacular. El papel principal corresponde a la industria textil. Un invento de amplia repercusión fue el de la máquina de coser, por Elias Howe, en 1846. La industria siderúrgica se convirtió en el segundo motor de la industrialización, con las necesidades de material provocadas por los ferrocarriles.

La conquista del Oeste
La marcha de colonos hacia la conquista del Oeste estuvo fomentada por descubrimientos de riquezas, sobre todo por la fiebre del oro de California a mediados de siglo, que provocaron oleadas humanas y el nacimiento de poblados mineros. Este movimiento hacia el Oeste constituye uno de los rasgos característicos tanto de la epopeya como de la historia económica de los Estados Unidos. Pero esto no hubiera sido posible tan rápidamente sin el ferrocarril, compañero habitual de los pioneros.

Al incrementarse la población tan rápidamente, la mano de obra fue suficiente para permitir el crecimiento. Las vías de comunicación se construyeron con cierta rapidez. Tres grandes líneas transcontinentales atravesaron el territorio de los Estados Unidos. La influencia del ferrocarril en la explotación del oeste fue decisiva. La primera línea se puso en servicio en 1830, muy pocos meses después de la primera línea inglesa. Entre 1850-1860 la línea se triplica, hasta alcanzar los 50,000 km. En esta etapa la construcción ferroviaria absorbe parte importante de la producción de hierro.

Inventos que fomentaron el crecimiento industrial
Otras aportaciones de los inmigrantes a la nación norteamericana fueron los inventos de Samuel Slater, que fabricó en 1789, la primera máquina de hilar algodón; Oliver Evans inventó una máquina de vapor de alta presión; Robert Fulton contribuyó a la construcción de los primeros barcos de vapor. Pero en el crecimiento industrial más que los inventos aislados, muchos de ellos inspirados en técnicas europeas, influyó la aplicación temprana de la división del trabajo, iniciada ya por Oliver Evans en 1782.

Recesión demográfica
La Guerra de Secesión causó efectos negativos en la inmigración debido a la interrupción de la misma durante varios años, provocando una recesión demográfica causada también por los muertos durante la guerra, casi medio millón. Pero a partir de 1865 se produce la segunda oleada inmigratoria, con la cual en 1880 la población norteamericana alcanza el medio centenar de millones. El aumento ha desbordado el millón anual, en 15 años la población se acrecienta en 19 millones. Las llegadas se producían al ritmo de la evolución económica, aumentaban en los periodos de prosperidad y se reducían en los de crisis. Hacia 1880 la inmigración se intensifica, y aunque en 1890 en los Estados Unidos ya no queda tierra libre disponible, no se interrumpe la afluencia de europeos, con lo que en los últimos veinte años del siglo, los Estados Unidos aumentan en veinticinco millones su población.


Los inmigrantes transforman a la ciudad con sus formas culturales y sociales, pero también la ciudad los transforma a ellos. La convivencia, el intercambio y los conocimientos evolucionan, enriqueciendo así al país, ya que eran hombres jóvenes y emprendedores, esperando encontrar las condiciones adecuadas para despertar su energía y multiplicar sus iniciativas en la búsqueda de la riqueza.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Saludos... tu visita ha sido importante para mi, así como el comentario que me quieras hacer. Gracias

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...