jueves, 25 de diciembre de 2014

Importancia de la relaciones obrero patronales

Las relaciones obrero patronales son unas relaciones que tienen una importancia definitiva. Cuando estas relaciones son efectivas, la productividad de la empresa, compañía u organización aumenta. Es imprescindible establecer los parámetros adecuados en los que tanto los empleados como la empresa se sientan bien y satisfechos con los acuerdos. La empresa está obligada a ofrecer a los empleados unos beneficios, pero de igual modo los empleados están obligados a reconocer sus deberes para con la empresa. Cuando cada parte entienda y acepte esta realidad habrá armonía en la relación obrero-patronal.

Existen leyes para proteger estas relaciones. Estas leyes son establecidas con el propósito de proteger mayormente al empleado del posible abuso del patrono, ya que el patrono tiene el deber de darle a sus empleados unos beneficios que a veces por descuido o por querer ahorrarse dinero no cumple con sus obligaciones. También protege al empleado de un despido injustificado, el cual se puede dar por discrimen, por capricho o por alguna razón que no tiene ninguna validez. En este caso el empleado puede acudir a la agencia pertinente para que se atienda su situación e intercedan por él, para el mejor beneficio del mismo.

Para que unas relaciones obrero patronales sean efectivas se debe establecer con claridad además de los beneficios, cuáles son las obligaciones, las funciones, el trabajo que debe y no debe realizar un empleado, y qué la empresa espera de ese empleado. Cuando estos términos están claros entre ambas partes, las relaciones pueden funcionar adecuadamente. Los empleados tienden a preferir trabajos que les den oportunidad de usar sus habilidades, que ofrezcan una variedad de tareas, libertad y retroalimentación de cómo se están desempeñando, de tal manera que un reto moderado causa placer y satisfacción. Se debe tomar en cuenta que el reto debe ser moderado, ya que un reto demasiado grande crearía frustración y sensaciones de fracaso en el empleado, disminuyendo la satisfacción y como consecuencia su motivación, redundando en su desempeño.

Las relaciones obrero patronales positivas y adecuadas son un intercambio en el cual ambas partes se benefician. La empresa debe motivar constantemente a sus empleados, esto puede hacerse mediante charlas, adiestramientos, estudios continuos, u ofreciéndoles compensaciones por los logros alcanzados. Es necesario que el empleado esté motivado para que el trabajo no se convierte en una actividad aburrida y opresora. El estar motivado hacia el trabajo, trae como consecuencia aspectos psicológicas positivos, tales como: la autorrealización, el sentirnos competentes y útiles, y mantener nuestra autoestima en un estado saludable.

Todo empleado tiene derecho a trabajar bajo condiciones que aseguren la vida, salud y un nivel económico aceptable para él y su familia. No pueden hacerse distinciones por raza, sexo, edad, credo religioso, doctrina política o condición social. Y el empleado debe desempeñar con cuidado, esmero y dedicación las labores que le han sido encomendadas, respetando a sus superiores y a los objetivos de la empresa, porque de la productividad, desempeño y eficacia del empleado depende en gran manera el éxito de la empresa.

A los empleados les interesa su ambiente de trabajo. Un ambiente de bienestar personal, que les facilite el realizar un buen trabajo. Un ambiente físico cómodo y adecuado permitirá un mejor desempeño y favorecerá la satisfacción del empleado. La organización de la empresa, los valores y las metas son otros aspecto a considerar por el empleado. Un buen clima organizacional contribuye a proporcionar condiciones de trabajo favorables, siempre y cuando las metas organizacionales y las personales no sean conflictivas.

2 comentarios:

Saludos... tu visita ha sido importante para mi, así como el comentario que me quieras hacer. Gracias

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...