lunes, 15 de diciembre de 2014

Los jóvenes y sus conductas de riesgo

Cuando un niño se acerca a la adolescencia comienza una serie de cambios a nivel físico, hormonal, de carácter y de comportamiento. En esta etapa de la vida del ser humano, muchos jóvenes comienzan a manifestar unas conductas indeseables, algunas de ellas de alto riesgo. La conductas de riesgo son aquellas conductas que tienen una alta probabilidad de producir consecuencias negativas para la salud o para el bienestar en general. Las características para este comportamiento pueden ser diversas y están determinadas por muchos factores como el sexo, la edad, nivel socioeconómico, nivel educativo, entorno familiar, la comunicación, la religión, etc. Aunque la adolescencia es universal el comportamiento de los jóvenes puede variar de cultura en cultura por lo que no se pueden establecer unas características únicas que definan los riesgos que los adolescentes puedan asumir en determinados momentos.
Las conductas de riesgo de los adolescentes se manifiestan en distintas maneras, pero existen unas que son las más propensas a seguir por los jóvenes. La práctica del sexo a temprana edad, el uso de drogas ilícitas, la ingestión de bebidas alcohólicas, la dependencia hacia el cigarrillo, la deserción escolar y la delincuencia. También se manifiestan en problemas alimenticios como la bulimia y la anorexia. Las conductas de riesgo practicadas por los adolescentes trae embarazos no deseados, enfermedades de transmisión sexual, accidentes, enfermedades como el cáncer por el cigarrillo o el alcohol, posibilidades de caer en prisión, pocas oportunidades de tener una forma de vida de calidad y saludable, tanto social como económicamente. Y una consecuencia importante que puede acarrear estas conductas de riesgo es la muerte por las imprudencias de este estilo de vida.

Para prevenir estas conductas de riesgo es importante un entorno familiar saludable. Ese entorno familiar debe fomentar la comunicación, la comprensión y la confianza que permita establecer unos lazos emocionales y afectivos fuertes que le den al adolescente las herramientas para lidiar con las presiones durante esta etapa de su vida. Fomentar la autoestima en el joven, fomentar los valores positivos que permitan al adolescente enfrentarse con los retos que encontrará en su camino. Es importante conocer las características de estas etapas de la adolescencia, por las que todos pasan con sus variaciones individuales y culturales, para interpretar actitudes y comprender a los adolescentes en su forma de actuar. De esta forma se pueden prevenir las conductas de riesgo que éstos puedan tomar, ayudándolos a superar esta etapa de una manera saludable y sin mayores consecuencias. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Saludos... tu visita ha sido importante para mi, así como el comentario que me quieras hacer. Gracias

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...