miércoles, 17 de diciembre de 2014

Ergonomía y bienestar en los puestos de trabajo

El cuerpo humano fue diseñado para ser un ente en movimiento, caminar descalzo y no como lo exige la vida moderna en el campo laboral, haciendo movimientos repetitivos o estático en un escritorio. Por tal razón, ha surgido el estudio de la ergonomía. Según la Real Academia Española (RAE) la ergonomía es el estudio de datos biológicos y tecnológicos aplicados a problemas de mutua adaptación entre el hombre y la máquina. Cada día vemos cómo más personas están siendo afectadas fisiológicamente por los malos hábitos de postura o movimientos en sus trabajos o su hogar. Esto redunda en problemas circulatorios o daños al sistema músculo/esquelético. Con la ergonomía se busca corregir o mejorar las condiciones físicas del trabajo. Para determinar los cambios necesarios, si algunos, el ergónomo observa el puesto de trabajo y la interacción del empleado con su medio ambiente, además del equipo o la tecnología utilizada. Es por eso que la ergonomía ha sido dividida en tres áreas representativas: ergonomía física, ergonomía cognitiva y ergonomía organizacional.

La ergonomía física es la que relaciona las características anatómicas, fisiológicas y biomecánicas con la actividad física en el trabajo. La ergonomía cognitiva relaciona los procesos mentales con la carga de trabajo mental, la toma de decisiones, el desempeño, estrés laboral y aspectos relacionados. Mientras, la ergonomía organizacional se refiere a la optimización del diseño de trabajo, el diseño de la jornada laboral, trabajo en equipo, cultura organizacional y la gestión de la calidad laboral.

Las condiciones de trabajo pueden mejorar significativamente si se trabaja bajo una base ergonómica. Un trabajador debe estar cómodo, libre de riesgos que pongan en peligro su salud o su condición física y mental. La evaluación de los puestos de trabajo debe ser realizada basándose en los factores de riesgos que se quieren eliminar o minimizar. Se debe observar al empleado, su ambiente, su relación con las herramientas o equipos que utiliza como un todo, y no en sus partes individuales, ya que es el todo lo que a la larga afectaría el funcionamiento óptimo del empleado.

Cuando a los empleados no se les provee un ambiente ergonómico, pueden ocurrir una serie de consecuencias que afectan el desempeño laboral, tales como: lesiones músculo-esqueléticas en espalda, hombros, cuello, manos y muñecas (síndrome del túnel carpiano), problemas circulatorios, molestias visuales, y muchos otros efectos. Por tal razón es importante minimizar, en la medida posible, los riesgos ergonómicos diseñando puestos de trabajo, equipos y herramientas que cumplan los estándares ergonómicos básicos.

La ergonomía debe ser aplicada en todo campo laborar para proveer seguridad y comodidad en el desempeño del trabajo. También se le debe dar orientación y recomendaciones a los empleados de la importancia para su bienestar, de la utilización correcta y adecuada de las herramientas, equipos y posturas que se deben asumir al realizar un trabajo. Explicándole la importancia de seguir las indicaciones y de las consecuencias de ignorarlas.

Una forma adecuada de determinar los problemas ergonómicos a los que se enfrenta una empresa es detectar en sus empleados signos de la presencia de lesiones lumbares, hernias discales, síndrome del tunel carpiano, fatigas, etc. Cuando estas condiciones comienzan a presentarse en una empresa es momento de hacer evaluaciones para determinar los riesgos ergonómicos presentes y hacer los cambios o ajustes necesarios para mejorar los aspectos ergonómicos y por consecuencia, la calidad del ambiente laboral.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Saludos... tu visita ha sido importante para mi, así como el comentario que me quieras hacer. Gracias

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...