martes, 9 de diciembre de 2014

Estigma y enfermedad mental - un análisis crítico

Para los autores, Ainara Arnaiz y J. J. Uriarte, del artículo Estigma y enfermedad mental, publicado en la revista NORTE DE SALUD MENTAL nº 26, del año 2006, la estigmatización es un problema serio para los enfermos mentales. La estigmatización que la sociedad le impone a los enfermos mentales es un impedimento para la obtención de tratamientos a nivel de salud, así como también de servicios comunitarios y oportunidades de tener una vida con calidad humana.

El estigma es un fenómeno social con el cual los trabajadores de la salud mental deben enfrentarse día a día para lograr avances en los tratamientos de los enfermos mentales, ya que las enfermedades mentales son mal entendidas, llevando a la sociedad al prejuicio, al discrimen y a la creación de estereotipos. Cuando en general no se entiende una condición, es motivo de incomprensión, de miedo y hasta de rechazo. Esto es lo que ocurre con las personas que padecen de alguna enfermedad mental, es estigmatizada como una persona violenta, que puede causar algún daño o en la que no se puede confiar. Esto se convierte en una barrera para que muchas de estas personas puedan tener una vida, (dentro de su posibilidades), buena, útil o productiva.

Las características de una persona con enfermedad mental pueden ser variadas, así como variadas pueden ser las condiciones que padezcan, por lo que no se debe generalizar en juzgar o discriminar a una persona por admitir que padece de una enfermedad mental. Las sociedades tienden a discriminar cuando una persona es diferente, cuando se sale de los parámetros que establece la sociedad, y en el caso de las personas con enfermedad mental esto puede ser más agresivo. La sociedad se vuelve un grupo de poder contra esos que tal vez se sientan solos en su lucha con una enfermedad, porque hasta cierto punto, ellos mismos minimizan sus potencialidades al entender que la sociedad está en lo correcto al rechazarlos. Esto, según los autores, es lo que ellos llaman la autoestigmatización.

Para que se lleve a cabo la estigmatización es necesario que se cumplan 3 condiciones: creación de estereotipos, prejuicio y discriminación. Claro, estas condiciones deben ser establecidas por un grupo de poder, ya sea social, político o económico. Un ejemplo de eso sería, el poder que quiere ejercer la iglesia sobre los grupos con diversidad en sus preferencias sexuales. En este caso, la iglesia es el grupo de poder, que resulta ser prejuiciosa y discriminatoria contra un grupo estereotipado por la sociedad. Si este grupo estereotipado permite ese discrimen o prejuicio se estaría estigmatizando al grupo, pero esto no ocurre, porque este grupo tiene la capacidad de luchar contra eso. Pero en el caso de las personas con enfermedad mental el caso es diferente, porque a veces son casos aislados, donde el individuo está solo luchando contra la sociedad, por otro lado no tienen la capacidad ni la fortaleza para discernir que la sociedad los discrimina tal vez por las razones equivocadas y caen en la trampa de aceptar que la sociedad está correcta y que son ellos los que están mal o equivocados, ocupando un espacio en la sociedad que no les corresponde. Por tal razón, se siente menos, culpables o merecedores del rechazo social, permitiendo y promoviendo así, la autoestigmatización. Claro, según estudios, la autoestigmatización se da mayormente en personas que conocen que están en un grupo estereotipado y se aplican el estigma, mientras que los que no entienden que están en un grupo estereotipado, la situación les resulta indiferente, no aplicándose el estigma. Lo que se entiende, que la conciencia de saber que eres visto por la sociedad de una forma negativa puede ser suficiente para que una persona forme parte del grupo estigmatizado, si no se tiene la capacidad de ver las cosas de otra manera.

Una forma de enfrentar el estigma es hablar de su condición y hacer ver a las personas que aunque se padezca alguna enfermedad mental, se puede ser tan útil o tener valía como otro que no tiene esos problemas. Es cambiar el concepto de la sociedad hacia esas personas y trabajar contra el discrimen o el prejuicio. Esto es importante para que las personas con enfermedades mentales sean capaces de dejar sus propios prejuicios y se sometan a los tratamientos que necesiten. Estas personas, en la mayoría de los casos no reciben tratamientos porque ellos mismos los rechazan para no exponerse al discrimen de la sociedad, al ser etiquetados como pacientes de enfermedad mental.

La estigmatización debe ser erradicada mediante la educación y el conocimiento. Una sociedad no puede basarse en la diferencia, en el discrimen, sino en una base comunitaria. Para lograr esto es necesario que dejemos de juzgar, de separar, de rechazar por el simple hecho de ser diferentes o por no tener la capacidad de comprender que en nuestra sociedad existen personas que tienen unas condiciones mentales que les impiden funcionar como la mayoría de la sociedad desea, pero eso no quiere decir que no puedan ser útiles o capaces de lograr unas metas positivas en nuestra sociedad. Debemos ser tolerantes, cambiar actitudes y entender que una sociedad está compuesta de personas diferentes, que piensan diferente y que actúan diferente, pero que al fin y al cabo somos una misma sociedad. Cuando logremos esta sociedad, las personas con enfermedades mentales serán capaces de enfrentar su propia condición de una forma más positiva y efectiva.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Saludos... tu visita ha sido importante para mi, así como el comentario que me quieras hacer. Gracias

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...